“Recuperemos la confianza en los recursos que nos proporciona la naturaleza para ser madres y padres. Lo mejor para tu hij@ no se compra, ya te ha sido regalado y está en ti”.

Nuria Risques

Cantar es una forma universal de comunicación humana, un importante medio de expresión emocional y transmisión cultural. Las nanas se han utilizado para calmar a los bebés desde tiempos inmemoriales

Enseñar a cantar a un niño es un fenómeno universal

Las maneras de hablar a los bebés varían según las culturas, pero las nanas son siempre igual. Son estructuras reconocibles a través de las distintas tradiciones que comparten tempos lentos, repeticiones y ritmos regulares.

Las nanas son verdaderos canales de transmisión de información emocional entre la madre y el bebé que permiten establecer fuertes vínculos de amor y protección. Mientras la madre canta su bebé está en trance y la mira con más intensidad que cuando ésta solo le habla. Son muchos los beneficios de cantar nanas, entre ellos, la disminución del estrés del niño, donde se ha demostrado mucha mayor eficacia del canto materno respecto a las simples palabras.

La función más universal de la música tiene que ver con regular las emociones. Elegimos un tipo u otro de música en función de nuestro estado de ánimo y todos hemos experimentado cómo la música es capaz de generarnos distintas emociones. Estas emociones ya se las genera al bebé en el vientre materno.

A partir del año de edad el niño empieza a contribuir en las actuaciones de su madre. Rellena los huecos que ella deja y participa de forma sincronizada, no solo con la música, sino también con los movimientos. Este aprendizaje se produce de forma tan natural como cuando aprendemos a hablar. Pero mientras que para el lenguaje se nos entrena, la capacidad para percibir y entender la música es innata, nacemos con ella y la desarrollamos casi sin darnos cuenta.

Algunos investigadores aventuran que la música podría ser anterior al lenguaje, es decir, nuestra capacidad para hablar sería resultado de percibir, entender y producir sonidos musicales. El habla no es sino una forma de música.

Llevamos el mejor instrumento del mundo incorporado, la voz, que es una herramienta terapéutica de un valor incalculable para promover la salud el bienestar de nuestro bebé.